DEDICADO A MI AMIGO XAVIER GRÀCIA


Me permito dedicarle este post a mi amigo Xavier Gràcia, que me pidió también esta película. Con él fui a verla cuando se estrenó en Barcelona, en un momento personal complicado, disfrutando de este film que nos narraba historias de vidas humanas en proceso de cambio, de adaptación, de sorpresa, de amor, de felicidad, de tristeza, de melancolía, de escapadas… Historias humanas que nos dejaban mucho mensaje y mucha reflexión. Ahora la verá, 25 años después, en otro momento convulso de su existencia (positivo afortunadamente) acompañado de otra persona con la que espero y deseo, desde lo más hondo de mi persona, que disfrute para siempre, como para siempre será nuestra amistad.

Dicho ésto, vamos a por la película:

Una idea básica para entender la película: la historia de la colonización a la inversa: los soldados italianos terminarán vestidos como los griegos.

MEDITERRÁNEO es una pequeña (gran) comedia italiana; cómica y cariñosa película deliciosa de ver, deliciosamente italiana. Quinta obra del director Gabrielle Salvatores y ganadora del oscar a la mejor película extranjera en 1991, así como de tres premios David di Donatelli.


Durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de soldados italianos son desembarcados en una isla perdida del mar Egeo llamada Mighisti (la más grande), con las órdenes de observar movimientos del enemigo e informar al mando. Después de un accidente se quedan sin radio para poder ponerse en contacto con sus superiores; ahí comenzará la odisea particular de cada uno de ellos.


Con un inicio de ambiente bélico, la película da un giro impresionante —apenas han transcurrido las primeras escenas— que hace dibujar una sonrisa de complacencia y complicidad con lo que está sucediendo. Militares que no parecen militares (“usted es un tipo raro, ni siquiera parece militar“, le dice el pope ortodoxo al soldado con vena artística); hombres que son más hombres de lo que creían (el soldado que se enamora de la puta Vasilisa). Putas que lo son, y mucho, por obra y arte de la tradición: “mi madre ha sido puta, mi abuela fue puta, mi hermana es puta. Lógico que yo lo sea, ¿no?”.


Crítica recurrente a la falta de libertad o de cosas buenas en los regímenes totalitarios: “Con el fascismo, todas estas cosas están prohibidas”, comentan los soldados fumando la droga que les trae un turco que pasaba por ahí … (ese que les quita las armas y les deja la droga). Mujeres que saben disfrutar de su cuerpo: la chica pastora que incita y excita a los soldados, la que se deja tocar con la naturalidad más sorprendente… 


Mediterráneo puede ser también la historia de la colonización a la inversa: estos soldados italianos terminarán vestidos como los griegos y gustarán de la vida que llevan en aquella isla. Tanto les enamorará que volverán.


La película describe, de manera sutil, la capacidad humana de disfrutar la sencillez de los días, dejando atrás las grandes aventuras y los impedimentos de convivencia que establece lo religioso y lo militar. Las imágenes, la banda sonora, la historia, el turco, el partido de fútbol, la amistad, cuando les roban las armas y al encontrar otras, pasan de ellas… la conversación del masaje… Dedicada a todos aquellos que están escapando, reza al final.

Título: Mediterráneo 
Dirección: Gabriele Salvatores 
Guión: Enzo Monteleone
Reparto: Claudio Bigagli, Diego Abatantuono, Giuseppe Cederna, Vana Barba
Género: Largometraje de ficción 
Productores: Mario Cecchi Gori, S. Berlusconi etc. 
Duración: 96 minutos 
Estreno: 1991
País: Italia
Idioma: Italiano 
Título original: Mediterraneo

DOWNLOAD

Share This

Share This

Share this post with your friends!

Share This

Share this post with your friends!